Miércoles, 15 Abril 2020 13:54

ATENCIÓN Y DIVERSIDAD

Escrito por
  • Imprimir
  • Email
Valora este artículo
(0 votos)

 

Dr. Eloy Ortiz Cachero . Director Residencia Sierra del Cuera

 

Cuando me fijo en la “mirada” de las personas que me rodean, me doy cuenta de que ellos como yo mismo vivimos en tiempos de angustia, preocupación, miedo y sufrimiento. Pero sabéis, ¡este periodo de nuestras vidas pasará! ¿Quién no ha visto a las palmeras doblarse por el viento? Sabemos que los vientos huracanados hacen que las palmeras se doblen y agachen su copa, pero también que son capaces de recuperarse y elevar sus ramas al cielo. Sin duda, las palmeras son un ejemplo en el que los seres humanos podemos fijarnos para afrontar los avatares de la vida, para reconstruirnos y reinventarnos a la hora de desafiar las adversidades, porque como escribió el filósofo alemán F. Nietzsche “lo que no me destruye, me hace más fuerte.

 

            Los seres humanos somos vulnerables, nadie es autosuficiente, sino que todos somos interdependientes. Hay épocas en nuestra vida en las que estamos necesitados de “recibir”. Nadie está libre de tener que precisar la ayuda de otro ser humano. Pero es que además somos vulnerables porque somos “generosos”. Este hecho incontestable adquiere mayor presencia en estos difíciles momentos. Trabajo diariamente, codo con codo, día a día, con profesionales que se vinculan y se acercan a las personas para poder ofrecerles respeto, compañía y el mayor bienestar posible. Pero también es cierto, que al acercarnos a las personas vulnerables nos damos cuenta de nuestra propia vulnerabilidad. Es entonces, cuando esa cercanía, generosidad y humanidad, nos llega con “emoción” de las propias personas mayores a las que prestamos ayuda. Su cariño, integridad, fortaleza y entusiasmo nos hacen crecer cada día como seres humanos.

 

Entiendo que la situación que nos está tocando vivir exige tener muy presente la “circunstancia” de cada persona. Ya lo decía el gran filósofo español Ortega y Gasset: “yo soy yo y mi circunstancia”, pero la frase continua “y si no la salvo a ella no me salvo yo”. Y es precisamente esto lo decisivo de la frase, si quieres salvar al otro salva su circunstancia. Hoy muchas personas necesitan que las acompañemos para salvar su circunstancia. Y considerando que las personas somos únicas e irrepetibles, debemos llevar a cabo una atención que tenga en consideración la diversidad como punto de referencia, ya que no hay mayor injusticia que tratar igual lo diferente.

 

            En ocasiones la vida nos plantea situaciones que a priori nos superan, sintiendo que no vamos a poder afrontarlas. El momento actual nos confronta con exigencias que nos pueden llevar al límite y nos hagan cuestionarnos si tendremos la fortaleza necesaria para continuar adelante. “En este punto, nos encontramos con dos caminos: “dejarnos vencer o sobreponernos y salir fortalecidos” (Bermejo, 2011).

 

Viktor Frankl, en su libro El hombre en busca de sentido escribe lo siguiente: “nos pueden quitar la libertad, pero no esa libertad que consiste en cómo vivimos lo que no podemos cambiar”, porque efectivamente, en un entorno lleno de desánimo seguimos siendo libres de nuestra repuesta personal. En fin, construyamos puentes de esperanza para que lo que todavía no es, pronto se convierta en realidad.

 

Dr. Eloy Ortiz Cachero . Director Residencia Sierra del Cuera

 

 

Fuentes:

 

Bermejo JC. (2011). Resiliencia: una mirada humanizadora al sufrimiento. Ed. PPC. Madrid.

 

Frankl V. (2015). El hombre en busca de sentido. Ed. Herder. Barcelona.

 

Visto 395 veces Modificado por última vez en Miércoles, 15 Abril 2020 14:04
Inicia sesión para enviar comentarios
LO ULTIMO EN TWITTER...

Datos de contacto

 

Teléfono y Whatsapp: +34 677 860 126

E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

   Facebook: Dale al "Me gusta" en nuestra página

   Twitter: Síguenos en Twitter

   Linkedin: Únete a nuestro Linkedin

Servicio Demencias y Alzheimer USAL

donacion de cerebros