Blog

Blog (66)

La predicción de ciertas patologías mediante un dispositivo que capta las alteraciones de la voz servirá par un diagnóstico precoz y es uno de los proyectos más ambiciosos en los que nuestro Subdirector y profesor de los Títulos en Demencias y Alzheimer de la Universidad de Salamanca, Juan José García Meilán lleva inmerso desde hace 6 años.

- El problema está en el diagnóstico precoz de ciertas enfermedades con demencia....

- El buen diagnóstico se hace cuando la persona ha fallecido o con una punción lumbar y casi siempre se comprueba que hay demencias mixtas y eso exige pruebas cerebrales que son caras e imposibles de pasar a todo el mundo.

- ¿Qué necesita Salamanca? 

- En Salamanca no hay centros especializados en evaluación precoz y necesitamos lugares en los que una persona, que haya tenido ciertos cambios en su sistema cognitivo, intelectual o psicológico, pueda ir sin mucho coste a hacerse una evaluación para ver si puede estar manifestando síntomas de un deterioro degenerativo. En el centro sanitario de la facultad de psicología, que ya se encuentra abierto, uno de los servicios será el de evaluación precoz para que una persona sólo con ciertas dudas, en vez de contárselo a su amigo y que su amigo le diga "es que te estás haciendo mayor", puedan acudir con cierta facilidad, Aunque se vaya a encargar la facultad, debería depender de los servicios sanitarios como en Murcia o Madrid

- El dispositivo que habéis diseñado ha ganado el primer premio de Idea Empresarial

- En el concurso Iniciativa Campus Emprendedor, de la Fundación Universidades y Enseñanzas Superiores de Castilla y León (FUESCYL); lleva funcionando desde hace 6 años y empezamos con el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer, desarrollamos así un prototipo de fácil manejo por parte de otros usuarios para evaluar la voz sin necesidad de los elementos del laboratorio.

- Es como una grabadora.

- Sí, lleva incorporada un algoritmo de análisis de voz y uno específico de predicción de algunas patologías, como la de Alzheimer que es la que más tenemos desarrollada pero, también, se están haciendo algoritmos para la esquizofrenia y parkinson.

- Detecta una diferencia entre la acústica y la prosodia que no lo capta el oído humano....

- Los parámetros que se pueden utilizar básicamente son de dos tipos: unos acústicos, que son frecuencias de amplitud, decibelios, longitud de onda...Otros son del lenguaje, entre ellos, el más importante es el de la prosodia: el cómo ir colocando la secuencia temporal de los sonidos. Lo gracioso del asunto es que empezamos por el párkinson porque nos pareció que era lo más fácil y que sus características de la voz serían más evidentes, luego no ha sido así; no tiembla la voz como nos parecía a nosotros. En cambio hay otros trastornos como Alzheimer que sí manifiesta cambios en la vos de determinados tipos: acústicos, propios de cómo emite el sonido la persona y también prosódicos, cómo hace la secuencia del habla la persona mayor.

- ¿Cómo son los cambios de voz cuando se padece Alzheimer?

- La voz se va haciendo monotonal, no tienen tantos cambios en las frecuencias, van utilizando menos variabilidad y sobre todo bajan las frecuencias altas. Tienen muchas e imperceptibles interrupciones, es decir, cuando van emitiendo los sonidos en la prosodia van haciendo pequeñas rupturas de voz. Tiene que ver con que tarda más en encontrar las palabras; hace más pausas y son son perceptibles, hablamos de pausas de milisegundos. La prosodia se va haciendo más acortada. También tienen menos ruido vocal y esto es algo muy curioso; a medida que vamos creciendo vamos haciendo más ruido al hablar, vamos teniendo un fondo de voz con cierto ruido y las personas con alzheimer  pierden ese fondo de voz. Uno piensa que es peor tener ruido, pero no, que lo tengamos cuando somos mayores es positivo. Los mayores con alzheimer hacen las frecuencias más limpias.

- ¿Y en esquizofrenia y párkinson?

- Estas dos las lleva Murcia. En esquizofrenia se notan: más las pausas, mayor enaltecimiento, menos variabilidad en las frecuencias, más lentos en la prosodia y menos variaciones en el tiempo silábico. Y en párkinson, a pesar de los problemas que hemos tenido, hemos detectado una pérdida de velocidad, hablan más lento.

- ¿Qué supone la detección precoz?

- ¿Qué supone la detección precoz?

- Cuando una persona va al neurólogo es porque tiene unos síntomas ya evidentes; ya no está en la primera fase de la enfermedad, todo lo contrario, además para confirmar el diagnóstico a nadie se le hace una punción lumbar si no hay evidencia de ello y es muy caro. Con esta detección precoz se le puede poner medicación que sabemos que aunque no cura al menos retrasa, y no sabemos si con una medicación temprana afecta más que cuando ya está instaurada la enfermedad. La persona se puede cuidar y puede atajar problemas cardiovasculares asociados o con intervenciones no farmacológicas que pueden intentar suplir ese deterioro cognitivo. No se puede parar pero sí mejorar la calidad y puede ordenar su vida antes de que el deterioro le impida  hacerlo; herencias, arreglar la casa, ,buscar una residencia...

- Smile Connect es otro proyecto.

- Llevamos un año conectando mediante videollamada a los mayores de las residencias con las que trabajamos con estudiantes extranjeros gracias, en este caso, a la Universidad de Salamanca y al colegio Delibes.

- ¿Cuál es el objetivo de estas videollamadas?

- La idea es ver cómo cambian los estereotipos en los jóvenes respecto al envejecimiento y al nuestros mayores esto les encanta; todos quieren participar y ser parte de esta iniciativa, de hecho, hasta se enfadan si no pueden formar parte, Por un lado, los jóvenes tienen la posibilidad de seguir aprendiendo y practicando español y por toro los mayores se siente escuchados y se les reduce la ansiedad o depresión que puedan sufrir. Trabajar con demencias es complicado; hay que buscar estrategias para abordarlas y poder seguir ayudando e investigando.

 Fuente: Domingo a Fondo, La Gaceta de Salamanca. Verónica G. Arroyo

El subdirector de los títulos en demencias  y Alzheimer de la Universidad de Salamanca, Juan José García Meilán, nos habla en esta entrevista de las investigaciones que se están llevando a cabo en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León y la facultad de psicología de la Universidad de Salamanca.

Esperamos os resulte de vuestro interés

 

¿Cómo definiría el alzhéimer?

–La enfermedad del alzhéimer reúne bajo su denominación a diferentes patologías que tienen en común una neurodegeneración progresiva de las facultades mentales. Lo que la hace especial es que es una enfermedad orgánica que afecta, principalmente a la vida cognitiva, psicológica y social de la persona.

 

–¿Cuáles son los primeros síntomas?

–Los síntomas primigenios son muy sutiles. Y a veces se confunden con la pérdida de facultades asociadas al envejecimiento. Por eso es necesario saber diferenciarlos bien para no asustarse, o en caso contrario, para no desdeñarlos. Se habla de la dificultad de encontrar palabras, pero no es una anomia semántica como la que nos ocurre a todos de forma diaria. Es una dificultad real a la hora de encontrar la palabra porque ésta ha perdido su sitio en el cerebro. No que nos cueste más o menos pero al final la encontramos o la reconocemos. También suele ser la sensación de desorientación espacial, dificultades para reconocer espacios que sabemos que son muy familiares. Otras son más peligrosas, como el olvido de cuestiones pendientes. La pérdida de memoria intencional es un rasgo que puede hacernos olvidar ir a buscar a los nietos, apagar la comida en el fuego u olvidar pagar facturas. Estos sería, ente otros, los cambios cualitativos más importantes. Luego hay muchos más síntomas en que se produce un deterioro paulativo a medida que progresa la enfermedad.

 

–¿Cuál es su grado de prevalencia en España y en Castilla y León?

–Éste es un aspecto difícil de valorar. Las variaciones entre los diferentes estudios son muy amplias. Desde el 10% al 20 o 25% de las personas mayores de 65 años dependiendo de los estudios. Al ser una enfermedad no parece que pueda deberse a cuestiones locales. Sí hay otros componentes que influyen en los datos. Entre otros la falta de un abordaje serio del diagnóstico de la enfermedad. Muchas personas no llegan nunca a ser diagnosticadas debido a que su deterioro no alcanza nunca la categoría de problema. Las dificultades en el diagnóstico, que precisa de una valoración post-mortem, hacen que no haya un estudio serio de la epidemiología en la provincia de Salamanca o en Castilla y León. Son más bien datos clínicos de incidencia de aquellos casos que están constatados en el sistema nacional de salud. Y en estos incluso la mayoría pertenecen al ámbito de demencias sin especificar más. También la característica rural de la provincia, con una forma especial de vida de las personas mayores, hace que haya muchos casos que nunca visiten el servicio de neurología.

«Nuestra investigación básica es el análisis de la voz como forma de diagnóstico»

–¿Dónde centra sus investigaciones?

–Nosotros estamos trabajando dos aspectos: El diagnóstico precoz de la enfermedad a partir de escalas neuropsicológicas y, especialmente, a partir del análisis biométrico de la voz, y determinadas intervenciones cognitivas como el biofeedback, la estimulación sensorial, mnemotécnias, o videoconferencias de estimulación. Nuestra investigación básica es el análisis de la voz como forma de diagnóstico de determinadas patologías. Es un método muy novedoso que está teniendo un rápido desarrollo en los últimos años. Nosotros hemos trabajado desde el Instituto de Neurociencias de Castilla y León en el ámbito de la Enfermedad de alzhéimer, Parkinson, Esquizofrenia y, ahora también estamos abordando otros campos como patologías emocionales.

 

–En materia de terapias no farmacólogicas, ¿qué avances hay?

–El principal avance es tomárselas en serio. Desde que la revista ‘Nature’ en el año 2008 planteara la necesidad de abordar desde el ámbito científico el desarrollo clínico de estas terapias se ha trabajado mucho en estudiar para qué sirven, cuál es su grado de eficacia, cómo se comprueba su utilidad, cómo deben implementarse y, sobre todo, qué es lo que no son terapias no farmacológicas. Esto es importante. Hay mucho intrusismo de supuestas terapias que no es más que un negocio. Las terapias, como la medicación farmacológica, deben estar respaldadas por estudios científicos serios y publicados y aceptados por los organismos oficiales pertinentes.

 

–¿Qué supone el Centro de Referencia Estatal del alzhéimer?

–Sobre todo un avance en este ámbito. En abordar en serio este tipo de terapias proporcionando un modelo adecuado de actuación en el ámbito de las demencias.

 

«Es un método muy novedoso con un rápido desarrollo en los últimos años»

–¿Qué se hace desde la Usal?

–Desde el ámbito de la investigación básica biológica y comportamental hay grupos de investigación que están trabajando muy bien en el desarrollo de herramientas para enfrentarse a la enfermedad. Desde el ámbito clínico, en la Facultad de Psicología se ha abierto una unidad dentro del Servicio de Atención de la Facultad de Psicología que pretende trabajar en el diagnóstico precoz de la enfermedad, aplicando los conocimientos que estamos desarrollado en el grupo de investigación. Será una unidad que articule investigación, servicio a la sociedad y formación de especialistas en el campo de estudio de la enfermedad de alzhéimer. Es una unidad está inserta dentro del Máster de Atención especializada a personas y familiares de personas con Enfermedad de alzhéimer del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. En esta unidad los estudiantes podrán practicar los conocimientos aprendidos en el máster y proporcionar una ayuda a todos aquellos mayores que tengan dudas acerca de si están desarrollando una demencia. Y aquellos que sí haya una sospecha podrán recibir una asesoramiento profesional. Que haya intervención y apoyo específico de profesionales dedicados al tema de las demencias creo que es importante para Salamanca y para los mayores de Salamanca en particular.

 

–¿Cómo se canaliza la faceta asistencial y hospitalaria con la investigación universitaria para avanzar contra esta enfermedad?

–Han sido acciones puntuales. Hemos trabajado con el servicio de Neurología en alguna cuestión, con Atención primaria en algún convenio muy particular. En el tema de las demencias se trabaja más donde están los problemas. En las residencias de mayores donde tienen que enfrentarse de forma real a los problemas derivados de la enfermedad, en el Centro de Referencia de alzhéimer, en las residencias de la Asociación de Familiares de alzhéimer. Es ahí donde nos suelen llamar más y trabajamos más.

 

–¿Dónde debe atenderse a los enfermos?... ¿En las residencias especializadas o en el propio domicilio?

–Es un tema muy delicado y depende de la situación y capacidad de la familia. No se puede dar una respuesta porque la situación suele ser muy dura y cada familia tiene los recursos económicos y humanos que tiene.

 

–¿Cómo se puede prevenir esta enfermedad?

–Es complicado decirlo. Debemos hablar más de cómo mantener en un estado óptimo los recursos cerebrales de los que disponemos. Una alimentación saludable, controlar el colesterol, triglicéridos, mejorar el estado físico, y hacer mucha, mucha actividad intelectual permitirá que los recursos que disponemos funcionen mejor y más tiempo.

 

–¿Qué mensaje lanzaría a las familias que cuentan con un enfermo de alzhéimer?

–Que se informen, que reflexionen sobre cómo afrontar la enfermedad, que busquen apoyo, que no dejen para el final resolver los problemas sociales, legales y de seguridad que plantea la enfermedad, y sobre todo, que sepan que no pueden resolver solos las dificultades. Es un reto difícil y como tal deben tomarlo.

 

–¿Hay motivos para la esperanza y para poder decir algún día que hemos vencido definitivamente a esta patología?

–A pesar de las noticias constantes con las que nos bombardean sobre el fin de la enfermedad, hoy por hoy creo que aún estamos muy lejos.

Fuente: El norte de Castilla

 

Si deseas formarte como profesional en el área de las demencias y la enfermedad de Alzheimer con el mejor grupo de profesionales e investigadores a nivel nacional, consulta nuestro programa de títulos de la Universidad de Salamanca. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 910 08 58 51

 

Queridos amigos

Desde la Universidad de Salamanca y Formación Alzheimer os queremos invitar, en esta nueva ocasión a participar en el curso de "Nutrición y cuidados paliativos en personas con demencia".

El curso tiene como objetivos principales

  • Conocer los principales síntomas que presenta el enfermo terminal, así como los cuidados más habituales que precisa.
  • Adquirir las habilidades suficientes en el manejo de los fármacos y de las técnicas, para controlar los síntomas de una forma eficaz.
  • Aprender a reconocer precozmente los trastornos psicológicos que aparecen en el paciente y en el cuidador principal, y a manejar los propios sentimientos y reacciones.
  • Estar capacitado para proporcionar cuidados paliativos al paciente terminal, en el medio extrahospitalario.

 BREVE DESCRIPCIÓN DE CONTENIDOS

  • Concepto de enfermedad terminal. Principios de cuidados paliativos.

  • Síntomas generales: Astenia, anorexia, pérdida de peso.

  • Síntomas digestivos: Alteraciones del ritmo gastrointestinal, obstrucción intestinal, boca seca, candidiasis, Halitosis.

  • Síntomas genitourinarios: Incontinencia, espasmo, hematuria.

  • Síntomas respiratorios: Disnea, tos, derrames, hemorragias.

  • Síntomas neuropsicológicos: Ansiedad, depresión, delirium.

  • Agonía y sedación terminal.

  • Taller de resolución de casos clínicos: Control de síntomas.

El curso tiene una duración de 51 horas dando comienzo el próximo 15 de junio hasta el 28 de junio.

Durante estas semanas tendrán lugar dos seminarios presenciales impartidos por

  • Consuelo Sancho: Prof. Dietética. Departamento de Fisiología y Farmacología. Universidad de Salamanca
  • Feliciano Sánchez Domínguez : Unidad de Cuidados Paliativos. Hospital Universitario Universidad de Salamanca

 Estos seminarios tendrán lugar el día 18 de junio y 25 de junio en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (http://www-incyl.usal.es/

El finalizar el curso se obtiene un diploma de la Universidad de Salamanca que acredita con 5 créditos de formación específica. 

Los interesados en formalizar su matrícula deben dirigirse el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Salamanca (haga click aquí) 

Si deseas más información puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 910 08 58 51.

 

 

 

 Un saludo

En la actualidad existen tan solo tres estudios en los que se haya utilizado la estimulación transcraneal directa en una muestra de participantes con EA.

En el estudio pionero de Ferrucci los autores aplicaron tres sesiones de estimulación a 10 pacientes diagnosticados por EA probable en fase ligera, sobre regiones temporoparietales bilaterales (usando dos estimuladores al mismo tiempo). La estimulación podía ser anódica, catódica, o placebo, colocando el electrodo de referencia sobre el músculo deltoides derecho /cátodo en la estimulación anódica y ánodo en la estimulación catódica bilaterales). Las sesiones tenían una duración de 15 minutos cada una, y en el caso de las sesiones con estimulación anódica y catódica la intensidad de corriente fue de 1,5 mA.

 

 

Antes de la estimulación, y 30 minutos después de dichas sesiones, los pacientes realizaban taras de reconocimiento de palabras (memoria episódica) y de atención visual. Los participantes mostraron un mejor rendimiento tras la estimulación anódica, un peor rendimiento tras la estimulación catódica y ningún cambio tras la estimulación placebo, en el area de reconocimiento de palabras. Al mismo tiempo, los tes tipos de estimulación no influyeron en el rendimiento de los participantes en la tarea de atención visual. Estos resultados llevaron a los autores a resaltar los potenciales beneficios de la estimulación anódica sobre regiones temporoparietales en la consolidación de información en memoria episódica.

Diez participantes con EA (seis en fase ligera, uno en fase moderada y tres en fase severa) pasaron  por tres condiciones experimentales, en el estudio de Boggio, Khoury: estimulación anódica sobre la corteza prefrontal dorsolateral izquierda (situando un electrodo sobre la localización F7 del sistema internacional 10-20), estimulación anódica sobre la corteza temporal izquierda (situando un electrodo sobre la localización T7 del sistema internacional 10-20) y estimulación placebo. En las dos primeras condiciones, el cátodo, se situó en la región supraorbital derecha (Fp2), y la estimulación empleada tenía una intensidad de 2mA y una duración de 3o minutos.

Todos los participantes realizaron tres sesiones de cada tipo de estimulación, en las que se realizaban una de las tres tareas: 

1) La tarea de reconocimiento visual (memoria episódica) consistía en una fase de adquisición, en la que se presentaban de dos a ocho imágenes de personas, animales y objetos durante 10 segundos, y una fase de reconocimiento, en la que se presentaba una imagen y el paciente debía responder si dicha imagen se encontraba o no entre las imágenes de la fase de adquisición.

2) La tarea Stroop (atención/funciones ejecutivas) consistía en la lectura de nombres de colores escritos en tintas de color que podían coincidir o no con el color al que se refiería la palabra

3) Finalmente, la tarea de secuencia de dígitos (memoria de trabajo) consistía en la repetición de secuencias de números en orden directo e inverso. En todas las sesiones, la estimulación comenzaba 10  minutos antes de la realización de la tarea, y se mantenía hasta la finalización de la prueba.

Los resultados pusieron de manifesto que tanto la estimulación anódica sobre regiones prefrontales como sobre regiones temporales izquierdas provocaba una mejora en el rendimiento en la tarea de reconocimiento visual, mientras que no se obtuvo ninguna mejora en las tareas de memoria de trabajo y funciones ejecutivas, al igual que al utilizar estimulación placebo. Nuevamente, los resultados apuntaban a un potencial uso terapéutico de la estimulación anódica en las citadas localizaciones sobre la consolidación de información en memoria episódica.

En el estudio mas reciente, Boggio tenían como objetivo comprobar el efecto a largo plazo de la estimulación anódica en la memoria episódica de 15 enfermos de alzheimer en fase ligera y moderada tras la repetición de varias sesiones de estimulación bilateral sobre localizaciones temporales (posiones T3 y T4 del Sistema Internacional 10-20) con el electrodo de referencia (cátodo) situado en el deltoides derecho.

Los autores emplearon nuevamente la tarea de reconocimiento visual descrita anteriormente y una tarea de atención visual con señalización, en la que los participantes debían responder en función de la localización de una estímulo, presentándose antes un estímulo señal que podía indicar de manera congruente o incongruente la posición en la que iba a aparecer el estímulo diana.

El primer día, los participantes realizaron las tareas para poder establecer una línea base con su rendimiento cognitivo. Ese mismo día, los participantes recibían una primera sesión de estimulación anódica, con una intensidad de 2mA durante 30 minutos, o bien una sesión de estimulación placebo. Durante los cuatro días siguientes, los participantes recibieron una nueva sesión diaria de estimulación con los mismos parámetros que en la primera sesión. Al final de la quinta sesión de estimulación se valoraba nuevamente el rendimiento cognitivo utilizando la tarea de reconocimiento visual y la tarea de atención visual. Los participantes fueron nuevamente evaluados con estas tareas una semana y un mes después, para poder contrastar si los posibles cambios en el rendimiento de las tareas de mantenían tiempo después de la estimulación transcraneal directa.

Al igual que en el estudio previo, la estimulación anódica durante cinco sesiones de localizaciones temporales, bilaterlaes estaba asociada a un incremento del rendimientos en la tarea de reconocimiento visual, mejora que persistió durante 4 semanas después de la última sesión de estimulación. Sin embargo, no se encontraron mejoras en el rendimiento en la tarea de atención visual, así como en ninguna de las dos tareas tras las sesiones de estimulación placebo. Por tanto, este estudio constituye unas primera prueba de efectos beneficiosos a largo plazo de la estimulación repetida mediante estimulación transcraneal por corriente directa en pacientes con enfermedad de Alzheimer

 

 

Estimados amigos

De nuevo desde la Universidad de Salamanca y Formación Alzheimer os queremos invitar, en esta nueva ocasión a participar en el curso de "Fisioterapia y Terapia Ocupacional en la enfermedad de Alzheimer y otras Demencias".

Este curso pretende transmitir los conocimientos necesarios para comprender el marco conceptual en el que el Terapeuta Ocupacional desarrolla su trabajo con personas con demencia, su rol y competencias en este ámbito. Se estudiarán los modelos de trabajo más utilizados en el ámbito psicosocial, los métodos de evaluación y técnicas de intervención que se proponen desde cada perspectiva, que nos permitan aplicar con destreza el proceso de terapia ocupacional y formular y aplicar el tratamiento ocupacional más adecuado a las necesidades del enfermo.

Se pretende también, que el proceso se coherente y eficaz, para ello se describirán los diferentes métodos de evaluación de los resultados y control de calidad del proceso.

El curso tiene como objetivos principales

  • Evaluar las alteraciones de la EA, que de forma directa o indirecta tienen impacto en el desempeño de la actividad diaria.
  • Comprender la naturaleza ocupacional del ser humano, el proceso de adaptación de su actividad a lo largo de su vida en respuesta sus necesidad y la creación de identidad personal/social.
  • Utilizar los métodos de valoración del desempeño ocupacional, de los niveles independencia/dependencia funcional.
  • Saber planificar las actividades ocupacionales que busquen maximizar la funcionalidad del paciente y minimizar el esfuerzo del cuidador en cada estadio.

El curso tiene una duración de 51 horas dando comienzo el próximo 16 de mayo hasta el 4 de junio.

Durante estas semanas tendrán lugar dos seminarios presenciales impartidos por

  • Antonio M. Cardoso: Prof. Geriatría. Escuela de Enfermería y Fisioteparia Universidad de Salamanca
  • Raúl Juárez : Prof. Cuidados del Anciano de la Universidad de San Jorge (Zaragoza)
  • Silvia Puente: Fisioterapeuta. Centro de Referencia Estatal de Alzheimer de Salamanca
  • Fausto Barbero: Prof. Fisioterapia. Universidad de Salamanca
  • Roberto Méndez: Prof. Fisioterapia. Universidad de Salamanca

Estos seminarios tendrán lugar el día 21 de mayo y 4 de junio en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (http://www-incyl.usal.es/

El finalizar el curso se obtiene un diploma de la Universidad de Salamanca que acredita con 5 créditos de formación especifica. 

Los interesados en formalizar su matrícula deben dirigirse el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Salamanca (haga click aquí) 

Si deseas más información puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 910 08 58 51.

 

 

 Un saludo

Estimados amigos

De nuevo desde la Universidad de Salamanca y Formación Alzheimer os queremos invitar, en esta ocasión a participar en el curso de "Fisioterapia y Terapia Ocupacional en la enfermedad de Alzheimer y otras Demencias".

Además de todas las manifestaciones del deterioro cognitivo de la enfermedad de Alzheimer, se producen trastornos funcionales que afectan limitando la actividad del paciente en su autonomía, restringiendo la participación del enfermo en la sociedad, por lo que es necesario conocer cuáles son las actividades básicas e instrumentales que los seres humanos realizamos para mantener la independencia y cada una de las actividades limitadas a través de la valoración funcional

El curso tiene como objetivos principales

  • Definir las actividades de la vida diaria, especialmente los componentes básicos e instrumentales.
  • Conocer, utilizar y aplicar la Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud.
  • Utilizar las técnicas habituales de valoración funcional y manejar los instrumentos de valoración más utilizados.
  • Detectar alteraciones de la condición física y la presencia de deficiencias, discapacidades o limitaciones en la actividad que puedan condicionar restricciones en la participación.
  • Relacional con el contexto personal y el entorno la funcionalidad del individuo.
  • Conocer los principales facilitadores y restrictotes de la actividad.
  • Medir y diferenciar la situación de independencia funcional y la situación de dependencia.



El curso tiene una duración de 51 horas dando comienzo el próximo 2 de mayo hasta el 15 de mayo.

Durante estas semanas tendrán lugar dos seminarios presenciales impartidos por

  • Ana Belén Calvo Vera: Profesorado en Enfermería y Fisioterapia. Universidad de Salamanca
  • María Eugenia Iglesias: Profesorado en Enfermería y Fisioterapia. Universidad de Salamanca
  • Marina Martínez Rodrigo: Profesorado en Enfermería y Fisioterapia. Universidad de Salamanca
  • Antonia Gómez Conesa: Catedrática en Enfermería y Fisioterapia. Universidad de Murcia.
  • José Ignacio Calvo Arenillas: Médico rehabilitador. Catedrático en Enfermería y Fisioterapia. Universidad de Salamanca.

 

El finalizar el curso se obtiene un diploma de la Universidad de Salamanca que acredita con 5 créditos de formación especifica. 

Los interesados en formalizar su matrícula deben dirigirse el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Salamanca (haga click aquí) 

Si deseas más información puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 910 08 58 51.

 

 

 Un saludo

El proyecto titulado “Analizador automático de la expresión oral en personas mayores”, de nuestro subdirector de los títulos en Demencias y Alzheimer e investigador Juan José García Meilán, del Departamento de Psicología Básica de la Universidad de Salamanca, y Olga Ivanova, estudiante del Máster en Trastornos de la Comunicación: Neurociencias de la Audición y Lenguaje de la Usal, ha sido galardonado con el primer premio de la Categoría Idea Empresarial en el “Concurso Iniciativa Campus Emprendedor”.

 

¿Cual es el propósito de este proyecto?

Ralentizar el avance del Alzheimer El Alzheimer es uno de los grandes desafíos de la ciencia. La llamada epidemia del siglo XXI está todavía muy lejos de poder curarse. Por eso, la detección temprana es una clave para aplicar tratamientos que puedan ralentizar su avance y un equipo de investigadores de Salamanca y Murcia acaban de presentar un prototipo que se basa en el análisis de la voz de un paciente para establecer su riesgo de padecer la enfermedad.   

 

 

Dado que la producción anómala de las oscilaciones corticales se ha relacionado con un mal funcionamiento cerebral, se han buscado patrones característicos dentro de la Enfermedad de Alzheimer que puedan ayudar tanto al diagnóstico como al tratamiento y comprensión de este tipo de demencia neurodegenerativa.

La búsqueda de marcadores electroencefalográficos de la Enfermedad de Alzheimer por el momento ha permitido describir una serie de características que aparecen en el EEG de estos pacientes: por un lado se produce un enlentecimiento del EGG, que se manifiesta por un incremento de las ondas lentas y una disminución de las ondas rápidas. El incremente de las ondas lentas aparecen ya en los estadios iniciales de la enfermedad. Algunos autores creen que podría ser debido bien a la atrofia cortical de estos pacientes, o bien, a una reorganización cortical compensatoria inicial. El incremento de ondas lentas también podría ser debido a un daño en otras zonas del encéfalo diferentes a la corteza. También se ha observado una diferente distribución de las bandas de frecuencia en estos pacientes, por ejemplo, en personas sanas, las ondas rápidas se focalizan predominantemente en la zona occipital mientras en pacientes con Enfermedad de Alzheimer el predominio de estas ondas rápidas va desplazándose hacia zonas más anteriores a medida que avanza la enfermedad.

En estadios más avanzados de la enfermedad se observa, aún con más intensidad, un mayo predominio de ondas lentas, junto con una disminución más acentuada de ondas rápidas, lo que para algunos autores podría estar relacionado con posibles alteraciones en las zonas temporal y frontal, estructuras bien conocidas como participantes en procesos de memoria.

Otro rasgo característico del EEG en pacientes con EA es la reducción de la complejidad de la señal. Ésta podría ser debida a que el proceso neurodegenerativo induce una pérdida neuronal, lo que conduce a la correspondiente alteración funcional. Hay menos neuronas participando en los procesos de activación y, por tanto, la dinámica se vuelve más simple y predecible. También podría considerarse este hecho como una consecuencia del enlentecimiento, lo que haría la señal más regular y por tanto más simple.

Hay que considerar el hecho de que el fallo de sincronía de un origen circunscrito puede hacer fallar la sincronía de todo el cerebro. Dicha desincronización de la EA se ha relacionado con el declive cognitivo, que no solo se atribuye a la perdida neuronal, sino también a una posible desconexión funcional de la neurotransmisión colinérgica entre las neuronas corticales apoyaría la “hipótesis colinérgica” de la EA. Habría también trastornos en la coordinación temporal o distribución de la actividad neuronal.

En definitiva, habría menos sincronización con mayor latencia y menor amplitud de la desincronización, lo que provocaría con mayor lentitud y dificultad en la propagación de la información e un área a otra, por lo que estaríamos ante un cerebro más lento y torpe en su funcionamiento.

Utilizando la electroencefalografía se han podido estudiar las diferencias existentes entre la EA familiar y la EA de aparición espontanea. Así, se ha visto que las ondas lentas caracterizan el tipo de EA familiar de forma más rápida y severa en las zonas con diferentes patrones de atrofia y un daño más focalizado en la zona parietooccipital, presentado afasia y apraxia. En pacientes de mayor edad, con la forma espontanea de la enfermedad hay una mayor afectación de la zona temporal, apareciendo déficits de memoria como síntoma más significativo e importante. En sentido general, podríamos considerar la EA como un síndrome de desconexión tan como funcional como estructural.

Además de estas variaciones en el registro electroencefalográfico, se han realizado estudios con el objeto de relacionarlas con resultados obtenidos mediante estudios neuropsicológicos de estos pacientes. Los estudios neuropsicológicos constituyen una herramienta útil y se uso común en el diagnóstico de la enfermedad. De este modo, se han observado una correlación entre el EEG del paciente y la puntuación obtenida a través del Mini Mental State Examination y otras pruebas de fluidez verla, memoria y otras funciones cognitivas. Estos estudios muestran la existencia de correlación entre los déficits valorados neuropsicológicamente y los distintos patrones de frecuencia.

Las variaciones del EGG observadas son consecuencia de cambios en la fisiología y en la morfología del cerebro. El ejemplo es el depósito de proteínas anómalas en el cerebro, tanto intra como extracelularmente que se produce desde el inicio de la EA. Este acúmulo de proteínas se ha demostrado que genera cambios en la actividad sináptica, por lo que podrá ser el substrato responsable de las alteraciones que surgen en estos enfermos, que las neuronas colinérgicas del prosencéfalo  basal son responsables de la activación de otros grupos de neuronas del neocórtex y del hipocampo, y se encuentran particularmente afectadas en la EA. El debilitamiento de este grupo de neuronas contribuirá a la atrofia y degeneración de otros circuitos, esto provocaría una disminución de su activación, y consecuentemente cambios en el EEG, lo que tendría como consecuencia el deterioro cognitivo y posiblemente la aparición de otros trastornos como las crisis epilépticas o los trastornos del sueño que pueden sufrir los pacientes con EA.

Auqnue todas las zonas de la corteza cerebral pueden presentar disfunciones en la EA, es interesante el análisis de las variaciones que se producen en la corteza prefrontal (CPF), la parte del cerebro encargada de la función ejecutiva, las funciones cognitivas más complejas y evolucionadas. EL juicio, las emociones, la planificación y toma de decisiones, el comportamiento, la atención y la memoria forman parte de un gran conjunto de funciones que se desarrollan en esta zona cerebral, muchas de las cuales se van deteriorando a lo largo del desarrollo de la enfermedad e incluso se ven afectadas desde el inicio. LA CPF es un gran área de asociación y por tanto posee una compleja circuitería con un enorme número de conexiones aferentes y eferentes. Esta compleja cirucitería precisa de un ambiente neuroquímico adecuado, pues es muy sensible a modificaciones en el mismo.

La CPF recibe información de los sistemas de activación  como el tronco del encéfalo. El grado de activación de la CPF va estar directamente relacionado con el estado y nivel de actividad mental de la persona, de manera que individuos con una activación excesiva o deficiente de esta área cortical muestran dificultades para desarrollar una determinada tarea.

A medida que avanzamos en la edad va disminuyendo progresivamente el nivel de actividad de la CPF. Este proceso es el mismo que surge en los cuadros de demencia pero mucho más intenso. Por ello, se ha relacionado la disfuncionalidad de la CPF con los déficits cognitivos. Esta disfunción ejecutiva tendría relación con otros problemas asociados a la demencia y al envejeimiento normal, como son las caídas, ya que andar requiere atención. Entendemos que no es tanto un trastorno inicialmente motor, pues la presencia de signos motores en los pacientes con EA tiene másb bien un valor predictivo de un empeoramiento cognoscitivo o funcional. Los déficits de atención son, sin embargo, observables en los pacientes durante todas las fases de la enfermedad, afectándose primero la atención selectiva y después la memoria episódica, ya que el declive es progresivo.

En cualquier caso, los cambios que observamos en el EEG son evidentes y gracias a su identificación y cuantificación podemos actuar sobre ellos y dirigirlos hacia patrones más fisiológicos como forma de terapia y en este sentido es en el que actúa el Neurofeedback, como herramienta terapéutica dirigida a frenar el declive cognitivo y mejorar la calidad de vida del paciente.

 

 

Queridos amigos

Desde la Universidad de Salamanca y Formación Alzheimer os queremos invitar, en esta nueva ocasión a participar en el curso de "Trabajo Social en la Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias".

El Trabajo Social promueve el cambio social, facilitando que todas que las personas desarrollen plenamente sus potencialidades, enriquezcan sus vidas y prevengan las disfunciones. Es un sistema integrado y dinámico de valores, teoría y práctica interrelacionados, que permite la asignación de recursos en base a la situación de las personas

El curso tiene como objetivos principales

  • Saber analizar las características individuales y familiares en las que se halla el enfermo y su relación con el entorno.
  • Saber utilizar los instrumentos necesarios en la aplicación de los recursos, para la correcta valoración de la situación funcional y sociofamiliar.
  • Aprender las herramientas informáticas utilizadas en la gestión de los recursos sociales. 

El curso tiene una duración de 51 horas dando comienzo el próximo 7 de marzo hasta el 20 de marzo. Durante estas semanas tendrán lugar dos seminarios presenciales impartidos por

  • Blanca Guinaldo Salgado. Servicios sociales de la Diputación de Salamanca
  • Ana Villanueva y Pérez de Azpeitia. Servicios sociales de la Diputación de Salamanca
  • Fermín Carabias Vicente. Sección de atención a la dependencia Ayuntamiento de Salamanca
  • Mª Asunción González Mesuro. Profesor técnico de formación profesional de Servicios a la Comunidad, Junta de Castilla y León

 

El finalizar el curso se obtiene un diploma de la Universidad de Salamanca que acredita con 5 créditos de formación especifica. 

Los interesados en formalizar su matrícula deben dirigirse el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Salamanca (haga click aquí) 

Si deseas más información puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 910 08 58 51.

 

 

 

 

Un saludo

¿Cuales son los efectos del ejercicio sobre el enfermo de Alzheimer?

La prevención de los síndromes que producen más frecuentemente discapacidad en las personas mayores, tales como: síndromes del aparato respiratorio (obstrucción al paso del flujo aéreo, disminución de la elasticidad del parénquima, alteraciones musculoesqueléticas del tórax, etc.); síndromes de aparato locomotor (alteraciones en columna vertebral y grande articulaciones, pérdida de fuerza y potencia muscular, disminuciones de amplitud articular, trastornos neurológicos con expresión, locomotora etc.); Síndromes vasculares centrales y periféricos (hipertensión, vasculitis periféricas, arterioesclerosis, etc.). Y también la prevención de alteraciones que se producen en  las funciones ejecutivas y relacionadas con este tipo de memoria, en general se aprecia cierta tendencia a la disminución de los síntomas que acompañan a los trastornos cognitivos adquiridos.

Muchos estudios muestran que las influencias de la actividad física sobre el sistema neuronal implican la atenció, el aprendizaje y la memoria. Muchas evidencias sugieren que los beneficios de la actividad física influyen en las funciones cerebrales y el proceso de control cognitivo en particular. Los efectos de la actividad física en la cognición se deben a variaciones en el sistema nervioso en general, en las moléculas y en los niveles celulares del mismo y están asociados con los cambios en el volumen cerebral, la fluidez de la sangre en el cerebro y los factores de crecimiento. Los beneficios del ejercicio se refieren al control ejecutivo de la cognición, incluyendo atención selectiva, planificación, organización, multitarea, inhibición y memoria de trabajo, y estos beneficios pueden ser más pronunciados en las mujeres que en los hombres adultos.

El ejercicio físico ( por ejemplo, planificar movimientos corporales repetitivos estructurados que añadiría o mantendría la aptitud física) puede ser un método de prevención de discapacidad o disminuir un declive en la actividad física y las funciones cognitivas y sus consecuencias en las actividades de la vida diaria. El ejercicio aeróbico, que mejora el funcionamiento cardiorespitaroio, afecta de una forma beneficiosa a la ejecución de las funciones cognitivas en las personas adultas.

Una de las actividades de ocio más estudiadas es el ejercicio físico. Varios estudios han mostrado una asociación positiva entre la actividad física y el funcionamiento cognitivo en personas mayores. Uno de los mecanismos por los cuales la actividad física puede ser beneficiosa para la cognición es que dicha actividad estimula factores tróficos y el crecimiento neuronal, posiblemente proporcionando una reserva contra la degeneración y la demencia. En algún estudio se encuentra una relación importante entre la actividad física en las primera etapas de la vida, independientemente de la actividad física actual, con la velocidad de procesar información, esto sugiere que los individuos físicamente activos en las primeras etapas de su vida pueden beneficiarse de ello en términos de una mayor velocidad de procesamiento de la información en la vejez. Además de los cambios estructurales en el cerebro ( reserva cerebral) la actividad física en las primeras etapas de la vida puede aumentar la capacidad funcional del cerebro (reserva cognitiva) , al aumentar la eficacia nerviosa.

También se ha demostrado que la actividad física mantiene y estimula el flujo sanguíneo cerebral al aumentar la vascularización del cerebro. Esta situación puede provocar una mejora en la capacidad aeróbica y la llegada de nutrientes al cerebro. 

Finalmente es posible, que factores que afectan a la reserva cognitiva puedan impedir u obstaculizar el desarrollo patológico de las enfermedades que cursan con demencia. Involucrarse en actividades voluntarias complejas puede incluso disminuir la neurodegeneración. Esto podría ser debido a una gran variedad de procesos neurobiológicos, como la activación neuronal crónica, asociada con un aumento del trabajo del cerebro, mejor circulación de la sangre en la zona cerebral y mejor metabolismo de glucosa y oxigeno o incluso a través de una mayor habilidad para la generación de neuronas nuevas en la etapa adulta.

El ejercicio físico, al mejorar la fuerza y la resistencia muscular y la flexibilidad, regula aspectos relacionados con problemas nutricionales, como puede ser la falta de apetito, controla el peso, facilita conductas y sensaciones positivas de la persona, contribuyendo, por ejemplo, a superar actitudes depresivas, mejora el sistema cardiovascular y favorece la circulación sanguínea cerebral. Todos los beneficios que el ejercicio físico aporta a las personas de edad avanzada tienen especial incidencia en las personas con enfermedad de Alzheimer, incluso como factor protector.

SESIÓN BÁSICA DE EJERCICIOS. PROGRAMA DE ACTIVIDAD FÍSICA

Debe ser una ténica en grupo que no exceda de 10 personas por grupo, pero que en todo dependerá del tamaño del lugar donde se realice, normalmente es aconsejable emplear una sala aireada y luminosa, con suelo antideslizante de no menos de 50 metros cuadrados de superficie y a un temperatura que se mantenga entre los 18 ºC y 20º C.

La sesión deberá durar entre 50 y 55 minutos. Al menos deben realizarse dos sesiones a la semana, pero lo aconsejable es realizar tres, Al inicio de la sesión se deberá comprobar en una rápida inspección la indumentaria, que estará compuesta por ropa cómoda y amplia, a ser posible de algodón, con zapatillas deportivas con suela antideslizante.

La sesión se iniciará con un periodo corto ( 5 a 7 minutos) de calentamiento y posterior estiramiento de los principales grupos musculares.

 

Después se trabajarán componentes de movilidad y fuerza, dedicando cada sesión a los distintos segmentos corporales y combinando ejercicios de fuerza y movilidad, con una duración aproximada de 15 minutos

Después se dedican entre 15 y 20 minutos a ejercicios de coordinación, agilidad y equilibrio, se utiliza algún material como picas, pelotas y se combina con juegos cooperativos.

La sesión finaliza con la realización de ejercicios respiratorios y de relajación

De vez en cuando conviene controlar durante la sesión a frecuencia cardiaca para que todos los ejercicios que se realicen estén dentro del 70-80% de la frecuencia cardiaca aeróbica máxima.

Hay que tener en cuenta que los ejercicios como las cargas en decúbito supino sobre la zona dorsal o los movimientos exagerados del tronco y  el cuellos están contraindicados.

 

LO ULTIMO EN TWITTER...

Datos de contacto

 

Teléfono y Whatsapp: +34 677 860 126

E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

   Facebook: Dale al "Me gusta" en nuestra página

   Twitter: Síguenos en Twitter

   Linkedin: Únete a nuestro Linkedin

Servicio Demencias y Alzheimer USAL

donacion de cerebros